Artículos

OCULTO E INCONTENIBLE (Mc 4, 26-34)

OCULTO E INCONTENIBLE (Mc 4, 26-34) Las breves y expresivas parábolas de la semilla que crece y del grano de mostaza que pasa de lo ínfimo de su tamaño al esplendor de su cosecha  nos instruyen y a la vez nos alertan sobre dos rasgos fundamentales del mensaje evangélico del Reino: el de no juzgar por las apariencias, y el no dudar

CORPUS CHRISTI Y EUCARISTÍA: ¿PRESENCIA “REAL”?

CORPUS CHRISTI Y EUCARISTÍA: ¿PRESENCIA “REAL”? No se trata de negar “verdades de fe” ni de provocar, pero es evidente que la realidad del cuerpo físico del hombre Jesús no está presente en la eucaristía. Esa persona material, dotada de un cuerpo humano que, como dice san Juan, pudieron ver y tocar sus contemporáneos, cuya voz convocando al Reino de Dios escucharon, y

INICIACIÓN CRISTIANA y PRIMERAS COMUNIONES

INICIACIÓN CRISTIANA y PRIMERAS COMUNIONES Es bien sabido que la celebración pascual culminaba la catequesis de incorporación a la comunidad cristiana, cuya etapa final venía marcada por la práctica cuaresmal. La iniciación cristiana concluía, como todavía se hace hoy en el bautismo de adultos, con la confirmación (integrada en el rito bautismal), y con la Eucaristía, la Primera Comunión del bautizado, la

TRINIDAD (Mt 18, 16-20)

TRINIDAD (Mt 18, 16-20) Cuando la experiencia profunda la convertimos en “dogma”, el mundo nuevo y la vida que se nos había abierto al constatar algo inimaginable e imprevisto, desconcertante pero lleno de plenitud e indicador de futuro y de esperanza, con frecuencia lo convertimos en aridez, en indiferencia y en doctrina estéril. Hablar de la Trinidad, del misterio de Dios como

UNA FUERZA INCONTENIBLE: PENTECOSTÉS  

UNA FUERZA INCONTENIBLE: PENTECOSTÉS   (Jn 20, 19-23) Desde que “el espíritu de Dios flotaba sobre las aguas…” en la Génesis del universo, hasta el soplo de Jesús resucitado sobre sus discípulos y el huracán de Pentecostés, la fuerza de ese Espíritu Santo es imparable e incontenible. Podríamos decir que, inscrito en el proceso de evolución de la materia y de la

TOCAR EL CIELO  (Mc, 16, 15-20)

TOCAR EL CIELO  (Mc, 16, 15-20) Todos sabemos y comprendemos sobradamente, que la Ascensión de Jesús no consiste en el hecho “físico” de que subió muy alto, como levitando hasta hacerse pequeño y distante a la vista de todos y desaparecer entre las nubes; sino que es la rotunda afirmación y constatación de que una vez resucitado ha llegado a la plenitud

TRILOGÍA DE PASCUA

TRILOGÍA DE PASCUA ANTECEDENTE: LA CRUZ Una cruz. Sólo una cruz. Una cruz condensa y resume el misterio de Dios. Y esa misma cruz condensa y descubre también otro misterio: el del abismo de la maldad humana. La implacable justicia humana condena a Dios de modo inapelable. La incompresible bondad divina no esgrime defensa alguna y perdona al hombre. Y el mundo

SIN LUGAR PARA LA DUDA (Jn 15, 9-17)

SIN LUGAR PARA LA DUDA (Jn 15, 9-17) Hay argumentos y afirmaciones que, por mucho que se sustraigan forzosamente a comprobaciones empíricas y reglas lógicas, o al consenso científico de los guardianes del orden de las leyes físico-químicas, se nos muestran como evidentes e irrefutables, y de mucha mayor consistencia y densidad como fundamento de nuestro comportamiento y de nuestra vida y

INSISTIENDO: VIVIR desde EL ASOMBRO

INSISTIENDO: VIVIR desde EL ASOMBRO Cada vez que uno consigue desprenderse de esa telaraña pegajosa en la que consiente que se adhiera su vida, muchas veces simplemente por vergüenza o timidez, por descontento con la propia impaciencia, o por el afán perfeccionista que todos tenemos respecto a lo que consideramos más genuinamente nuestro y que tememos perder o que nos arrebaten, situación que en ocasiones nos acerca

IN-CORPORADOS A LA DIVINIDAD (Jn 15, 1-8)

IN-CORPORADOS A LA DIVINIDAD (Jn 15, 1-8) Jesús es insistente: su llamada al seguimiento, la decisión de formar parte de sus incondicionales para dejar que Él sea quien oriente, anime, acompañe y dirija nuestra vida, no es una simple decisión libre y voluntarista nuestra, cuya aceptación nos agrega sin más a su rebaño por medio del Bautismo; sino que trasciende lo meramente visible e incluso testimonial de un signo o una actitud más