Plegarias Eucarísticas

PLEGARIA EUCARÍSTICA para EL PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO

PLEGARIA EUCARÍSTICA -I DE ADVIENTO- Afirmamos con rotundidad, ¡Oh Padre! lo justo y necesario que es agradecerte tu constante llamada a la sensatez y a la cordura en medio de este mundo de recelos, desconfianzas y rivalidad, a través de la vida de tu Hijo, Jesucristo, de su llamada a la vigilancia y del regalo del Espíritu Santo, que nos hace conscientes

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Día de Difuntos-

PLEGARIA EUCARÍSTICA -DIFUNTOS- Levantemos ahora el corazón y demos gracias a nuestro Dios, porque es justo y necesario agradecer sus dones y celebrar su presencia. Porque nos sabemos parte de una multitud de seres creados,   tejidos de una materia débil e impotente, pero llamados a una realidad que nos trasciende. Por eso cantamos con júbilo: SANTO, SANTO, SANTO… Sólo Tú eres Santo,

PLEGARIA EUCARÍSTICATodos los Santos-

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Todos los Santos- Justo y necesario, Señor, es aclamarte porque eres santo, porque nos quieres santos, y porque nos haces santos. Nos unimos como hermanos en esta fiesta, para darte gracias por Jesucristo: Él ha abierto las puertas de tu Reino a los pobres de este mundo, a los que tienen hambre y sed, a los que sufren y lloran

PLEGARIA EUCARÍSTICA -VIGILIA PASCUAL-

PLEGARIA EUCARÍSTICA-VIGILIA PASCUAL- Es justo y necesario, Señor, aclamar tu nombre y bendecirte en esta noche santa, Vigilia de la Pascua. Dejamos un cadáver en lo hondo del sepulcro, envolviendo en el sudario el misterio de ese Jesús, aparentemente vencido para siempre. Pero en lo profundo de la muerte germinó la vida, y la noche se nos convirtió en día. Por eso

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Jueves Santo-

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Jueves Santo- Es justo y necesario, siempre es bueno, Padre, darte gracias por tu misericordia y tu bondad, y bendecirte hoy alrededor de esta mesa al celebrar este Jueves Santo como familia de tu Hijo, reunida en este memorial de la Cena del Señor. Todos los días hemos de darte gracias, porque nos sostienes en tus manos, nos guardas en

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Domingo de Ramos-

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Domingo de Ramos- Es en verdad justo, Señor, el darte gracias, porque tu Hijo por nosotros, como Cordero sin mancha se entregó a la muerte en la cruz, ofreciéndose en sacrificio para rescatarnos y perdonar nuestros pecados. En su resurrección fuimos justificados e incorporados a tu Reino para siempre. Por eso, desbordantes de gozo y gratitud te proclamamos Santo y

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Quinto Domingo de Cuaresma-

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Quinto Domingo de Cuaresma- Te damos gracias, Padre, por tu Hijo, que nos hace accesible su misericordia y tu perdón, e infunde ánimo y alegría en nuestras vidas, cuando sabemos reconocer nuestros errores y acudimos a ti humildes y arrepentidos. Tú nos muestras así la riqueza de ese amor trinitario que envuelve tu misterio, y que nos lleva a admirarnos

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Cuarto Domingo de Cuaresma-

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Cuarto Domingo de Cuaresma- Te bendecimos, Padre misericordioso, y te damos gracias por tu amor hacia nosotros; ese amor que por medio de tu Hijo Jesús nos reanima y alienta, y nos ofrece bondad y compañía. Y porque Tú eres el único Santo, y nos reclamas a nosotros santidad al llamarnos a tu lado como hijos, nos unimos a tus

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Tercer Domingo de Cuaresma-

PLEGARIA EUCARÍSTICA-Tercer Domingo de Cuaresma- Necesario se nos hace, Señor, el darte gracias por tu inmensa paciencia con nosotros. Porque a pesar de que la bondad de tu Creación la hemos manchado una y mil veces con la suciedad de nuestras manos, tú, por Jesús, Hijo Elegido, nos reanimas y nos llamas sin descanso a gozar de tu perdón y a seguir

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Segundo Domingo de Cuaresma-

PLEGARIA EUCARÍSTICA -Segundo Domingo de Cuaresma- Es realmente justo y necesario, y nuestro deber y salvación, bendecirte, Padre santo, por tu Hijo, al que, envuelto en el ropaje del Espíritu Santo, proclamaste en la Transfiguración Hijo escogido. Por Él fortaleciste a los apóstoles para que descendieran del monte glorioso al llano de la vida, en donde se encuentra la ruta dolorosa que