Archivos mensuales: abril 2020

DEFORMADO E IRRECONOCIBLE (2 de 2)

II La Última Cena es la culminación de la vida servicial, fraterna y de entrega de Jesús, y la necesidad de celebrarla, compartirla, y encomendarla plena y definitivamente a sus discípulos, a su comunidad. Hay previamente, en el transcurso de su caminar juntos muchas otras formas de hacer patente la comunión y el servicio, el cariño mutuo y el compromiso, la necesidad del acompañamiento y la

Por |2020-04-02T15:50:53+01:00abril 6th, 2020|Artículos, General, Reflexión actualidad|1 comentario

DEFORMADO E IRRECONOCIBLE. (1 de 2)

DEFORMADO E IRRECONOCIBLE (1) NOTA PREVIA: Una buena amiga, María, cuya sensibilidad y opinión estimo tanto que le pido con frecuencia consejo para publicar alguno de mis artículos, me advierte certera y cariñosamente del  tono “duro” de mis críticas a la “institución” y a sus “ministros”, de los que formo parte. Tiene toda la razón y por eso me atrevo a incluir esta especie de “Nota previa”,

“PASIÓN” COMO FORMA DE VIDA (Ante la Semana Santa)

“PASIÓN” COMO FORMA DE VIDA                  (Ante la Semana Santa) ​ Hay dos modos de vivir la vida como “Pasión”. Y Jesús vivió los dos. Uno es el célebre y conocido, el que recordamos todos los años “litúrgicamente” con solemnidad, y puede que todos los días cuando miramos la cruz o loconsideramos en nuestro pensamiento o en

Por |2020-04-02T15:40:00+01:00abril 2nd, 2020|Artículos, CICLO LITÚRGICO A, General|2 Comentarios

LA REALIDAD COMO MISTERIO

LA REALIDAD COMO MISTERIO Esa profunda inquietud humana que cristaliza personal e históricamente en el comportamiento que hemos convenido en llamar religioso,si a algo nos abre el horizonte es a una consideración de la realidad grávida de un sentido oculto y de misterio. Si el despertar de la humanidad tiene mucho que ver con la inquietud ante la muerte y con la creación de las diversasreligiones como respuesta a

ORAR CON LA BIBLIA

Yo soy el hombre que ha probado el dolor bajo la vara de su cólera,  porque me ha llevado y conducido, no a la luz, a las tinieblas… Me ha destrozado los dientes con guijas,  me ha revolcado en el polvo;  me han arrancado la paz,  y ni me acuerdo de la dicha;  me digo: “Se me acabaron las fuerzas  y mi esperanza en el Señor”.  Recuerda mi aflicción y