Oraciones y música

ORAR CON LA BIBLIA

Todos nuestros enemigos se ríen de nosotros; nos asaltan terrores y espantos, desgracias y fracasos, lloramos arroyos de lágrimas por la ruina de la capital. Mis ojos se diluyen sin cesar y sin descanso, hasta que el Señor desde el cielo se asome y me vea; me duelen los ojos de llorar por las jóvenes de la ciudad. Los que me odian sin razón me han dado

ORAR CON LA BIBLIA

¡Ánimo, hijos, gritad a Dios! Que el que os castigó se acordará de vosotros. Si un día os empeñasteis en alejaros de Dios, volveos a buscarlo con redoblado empeño.   El que os mandó las desgracias,  os mandará el gozo eterno de vuestra salvación.  ¡Ánimo, Jerusalén!  El que te dio su nombre te consuela… Mira hacia levante, Jerusalén,  contempla el gozo que Dios te envía.  Ya

MÚSICA PROFUNDA

https://youtu.be/tTa6y_PjjBE?list=RDC6gpqXdYhi4 Unas joyas de CLARA SCHUMANN sobre unas delicadísimas poesías 1. Sumido en sueños sombríos.Texto de Heinrich Heine (1797 - 1856)Sumido en sueños sombríos,miré fijamente su retrato,y el amado rostromisteriosamente cobró vida.De sus labios surgió una maravillosa sonrisa,y con lágrimas de tristezarelucían sus ojos.Brotaron mis lágrimascayendo por mis mejillas.¡Ah, no puedo creerque te haya perdido!2. Ambos se amaban.Texto de Heinrich Heine (1797 -

ORAR CON LA BIBLIA

Yo soy el hombre que ha probado el dolor bajo la vara de su cólera,  porque me ha llevado y conducido, no a la luz, a las tinieblas… Me ha destrozado los dientes con guijas,  me ha revolcado en el polvo;  me han arrancado la paz,  y ni me acuerdo de la dicha;  me digo: “Se me acabaron las fuerzas  y mi esperanza en el Señor”.  Recuerda mi aflicción y

Una PLEGARIA EUCARÍSTICA para la CUARESMA

PLEGARIA EUCARÍSTICA -CUARESMA- Es justo y necesario, Señor, darte gracias, porque no nos pagas como merecen nuestros pecados ni nos tratas según nuestras culpas y así en lugar de temer al juez acogemos agradecidos tu perdón. Conscientes de nuestras miserias y pecados acudimos arrepentidos a Ti porque necesitamos que nos perdones y renueves Y Tú, siempre generoso, extiendes tu misericordia hacia nosotros