Comentarios sobre el EVANGELIO DE JUAN

PASTORES EN LUGAR DE “SACERDOTES”  (A propósito del cap.10 de Jn)

PASTORES EN LUGAR DE “SACERDOTES”  (A propósito del cap.10 de Jn) La relación entre “el Buen Pastor” y el sacerdocio levítico oficial, representado culminantemente en “el Sumo Sacerdote”, es de oposición. Es justamente el sacerdocio oficial quien condena a muerte al pastor “que conoce a sus ovejas” y que “da la vida por ellas”… No hay, pues, en apariencia, conciliación posible entre la

COMPLACER AL OTRO (Jn 21, 1-11)

COMPLACER AL OTRO (Jn 21, 1-11) Al igual que el relato conclusivo del evangelio de Juan fantasea claramente en torno a “pesca milagrosa”, apariciones de Jesús resucitado, y actitud de los discípulos; quiero yo también leer con fantasía el pasaje, poniéndolo en paralelo precisamente con ese mismo milagro (u otro similar, porque no se trata ahora de análisis exegéticos o de hermeneútica

DESCONFIAR DE LOS HERMANOS  (Jn 20, 19-31)

DESCONFIAR DE LOS HERMANOS  (Jn 20, 19-31) Estamos tan acostumbrados a considerar a Tomás como el prototipo de la duda respecto a la resurrección de Jesús, con el famoso “si no lo veo, no lo creo”, que resumimos de uno u otro modo el sentido de ese relato evangélico de san Juan en una invitación a no pedir nunca pruebas a Dios,

ESTAR AL ACECHO  (Jn 8, 1-11)

ESTAR AL ACECHO  (Jn 8, 1-11) Toda la inmensa capacidad de autoexculpación que ponemos a prueba para intentar tranquilizar nuestra conciencia, y justificarnos de nuestra evidente “culpabilidad”, debida a nuestra torpeza, a errores, a inconveniencia y desatino al obrar (incluso “maldad” en ocasiones), cuando decidimos y ejecutamos libremente acciones cuyas consecuencias son molestas, dañinas o perjudiciales para otras personas, a las que

EL SIGNO INAUGURAL: COLMAR DE ALEGRÍA       (Jn 2, 1-12)

EL SIGNO INAUGURAL: COLMAR DE ALEGRÍA       (Jn 2, 1-12) Explícitamente presenta el evangelio de Juan el “milagro” de las bodas de Caná, con el agua convertida en vino, como “el primer signo” de la vida pública de Jesús, inaugurando con él la solemne ratificación de lo prometido en su llamada al discipulado (a Natanael, sorprendido, le había dicho: “Porque te he dicho

RESUMEN Y PROGRAMA: La “historia de Dios”    (Jn 1,1-18)

RESUMEN Y PROGRAMA: La “historia de Dios”             (Jn 1,1-18) La “Palabra de Dios” resonó en el Templo y se escribió en la Torá (en la  “Ley  y Alianza”); pero sólo ha vivido en Cristo. En Jesús se ha hecho carne, persona humana, y ha trascendido su divinidad haciéndose inmanente a nuestra humanidad, y siendo no sólo “mensaje” sino compañía, compartiendo vida y

MONARQUÍAS Y REYES (Jn 18, 33-37)

MONARQUÍAS Y REYES (Jn 18, 33-37) Los reyes y las monarquías eran en la antigüedad y hasta tiempos bien recientes el poder absoluto, la autoridad indiscutida y algo así como la encarnación de la voluntad de Dios en el gobierno de los pueblos. Trono y altar formaban parte del imaginario colectivo, de una u otra forma y con una u otra denominación,

EL PRETEXTO DE LA DIFICULTAD (Jn 6, 60-69)

EL PRETEXTO DE LA DIFICULTAD (Jn 6, 60-69) La dificultad cristiana, es decir, la genuinamente evangélica que evidencia Jesús a sus discípulos al reclamar “seguimiento”, no es la meramente ética o moral que habla de dominio y superación de sí mismo. Ciertamente, ya en ese aspecto su “exigencia” es radical hasta la exasperación, con su perdón incondicional, su amor al enemigo, su

MURMURACIÓN Y COBARDÍA (Jn 6, 41-51)

MURMURACIÓN Y COBARDÍA (Jn 6, 41-51) Una de las formas más cobardes de tratar al prójimo es la murmuración. Es, en definitiva, el emitir condena sin pruebas y sin arriesgar nada, de un modo “anónimo”, sugerir maldad en los demás o reproches injustificados con el único aval de nuestros recelos y suposiciones; y, casi siempre, ello simplemente porque no se avienen con

EL ESPACIO DE DIOS ( A propósito del “discurso del pan de vida” )

EL ESPACIO DE DIOS ( A propósito del “discurso del pan de vida” ) Aunque según nos presentan los evangelistas, Jesús acudía con frecuencia a las sinagogas como cualquier judío devoto, incluso tomando la palabra y entrando en debate y animado diálogo con los asistentes, los discursos allí parecen siempre ocasionales, y sus verdaderas convocatorias y llamadas al seguimiento las hace de