Artículos

SIN LUGAR PARA LA DUDA (Jn 15, 9-17)

SIN LUGAR PARA LA DUDA (Jn 15, 9-17) Hay argumentos y afirmaciones que, por mucho que se sustraigan forzosamente a comprobaciones empíricas y reglas lógicas, o al consenso científico de los guardianes del orden de las leyes físico-químicas, se nos muestran como evidentes e irrefutables, y de mucha mayor consistencia y densidad como fundamento de nuestro comportamiento y de nuestra vida y

INSISTIENDO: VIVIR desde EL ASOMBRO

INSISTIENDO: VIVIR desde EL ASOMBRO Cada vez que uno consigue desprenderse de esa telaraña pegajosa en la que consiente que se adhiera su vida, muchas veces simplemente por vergüenza o timidez, por descontento con la propia impaciencia, o por el afán perfeccionista que todos tenemos respecto a lo que consideramos más genuinamente nuestro y que tememos perder o que nos arrebaten, situación que en ocasiones nos acerca

IN-CORPORADOS A LA DIVINIDAD (Jn 15, 1-8)

IN-CORPORADOS A LA DIVINIDAD (Jn 15, 1-8) Jesús es insistente: su llamada al seguimiento, la decisión de formar parte de sus incondicionales para dejar que Él sea quien oriente, anime, acompañe y dirija nuestra vida, no es una simple decisión libre y voluntarista nuestra, cuya aceptación nos agrega sin más a su rebaño por medio del Bautismo; sino que trasciende lo meramente visible e incluso testimonial de un signo o una actitud más

EL GOZO INMENSO DE LO COTIDIANO

EL GOZO INMENSO DE LO COTIDIANO Habitualmente sentimos la cotidianeidad, ese día a día en el que se resuelve nuestra vida, como monotonía y rutina, a pesar (o quizás precisamente por ello), de que naveguemos casi siempre “contra reloj”, y no pocas veces entre prisas, empujones, apremios y ruido ensordecedor… Tendemos a quejarnos de esa sucesión de días repetidos, seducidos por el reclamo de sugerentes aventuras posiblesde

SER IMPORTANTES  (Jn 10, 11-18)

SER IMPORTANTES  (Jn 10, 11-18) Aunque el ambiente de rivalidad, competencia y vanidad en el que se mueve nuestra sociedad, y que propicia tanto la abundancia y variedad de planteamientos y objetivos frívolos y superficiales, como el circo de este mundo nuestro de maquillajes, morbo, y carencia de valores profundos, de coherencia y de rigor, y, en una palabra, de lo genuinamente humano, y personal e íntimo, que dignifica

NICODEMO

NICODEMO Nicodemo sabe mucho de Dios. Pero no se conforma: quiere saber más. No ha cesado de estudiar las Escrituras y aprender sus leyes, de escudriñar la historia de su pueblo, “el elegido”, para descubrir su presencia en cada uno de sus rincones; no se cansa de acrecentar el caudal de sus conocimientos respecto a Él con dedicación exigente y rigor intelectual. Pero,

LA ÚNICA CUESTIÓN (Lc 24, 35-48)

LA ÚNICA CUESTIÓN (Lc 24, 35-48) Tras la resurrección de Jesús, inesperada y recibida forzosamente con una mezcla de incredulidad y de júbilo por parte de sus discípulos, de temor y de inmensa alegría, de estupor y de conciencia de “victoria divina” y reivindicación de su persona y de su vida, la única cuestión decisiva es el interrogante de una gran tarea: “¿Qué hemos

CREER PARA VER… (Jn 20, 19-31)

CREER PARA VER… (Jn 20, 19-31) Quien no cree en Él no puede “ver” a Jesús resucitado. Es preciso haberlo conocido y haber confiado incondicionalmente en Él. Como también es preciso haber presenciado con estupor y desánimo la decepción de haberlo visto morir crucificado y, a pesar de ello, seguir manteniendo la esperanza de que “no puede haberse equivocado”… "el final de

LO IMPOSIBLE: ¡FELIZ PASCUA!

LO IMPOSIBLE: ¡FELIZ PASCUA! Es imposible que Dios se encarne… Pero si llegara a encarnarse humanamente, es imposible que “pase por uno de tantos”… Y, si así fuera, y pasara desapercibida su divinidad, es imposible que tenga que morir… Y, si llegaran las cosas a ese extremo imposible, lo que es imposible es que muera condenado y por blasfemo… Y, desde luego,

Por |2021-04-08T16:29:27+01:00abril 3rd, 2021|Artículos, CICLO LITÚRGICO B, General|Sin comentarios