ORAR CON LA BIBLIA

Yo soy el hombre que ha probado el dolor

bajo la vara de su cólera, 

porque me ha llevado y conducido,

no a la luz, a las tinieblas…

Me ha destrozado los dientes con guijas, 

me ha revolcado en el polvo; 

me han arrancado la paz, 

y ni me acuerdo de la dicha; 

me digo: “Se me acabaron las fuerzas 

y mi esperanza en el Señor”. 

Recuerda mi aflicción y mi amargura, 

la hiel que me envenena; 

yo no hago más que recordarlo, 

y me siento abatido.

Pero hay algo que traigo a la memoria 

y me da esperanza: 

que la lealtad del Señor no termina

y no se acaba su compasión;  

antes bien, se renuevan cada mañana: 

¡qué grande es tu fidelidad! 

“El Señor es mi lote”, me digo, 

y espero en Él. 

El Señor es bueno para los que en él esperan

y lo buscan;  

es bueno esperar en silencio 

la salvación del Señor…

Lam 3, 1-26

Por |2020-04-01T19:52:41+01:00abril 1st, 2020|Oraciones y música, Orar con la Biblia|Sin comentarios

Deja tu comentario