Eclesiástico 2, 10-18



Fijaos en las generaciones pretéritas:
¿quién confió en el Señor, y quedó defraudado?
¿Quién esperó en él, y quedó abandonado?
¿Quién gritó a él, y no fue escuchado?
Porque el Señor es clemente y misericordioso,
perdona el pecado y salva del peligro.
 
Ay del corazón cobarde, de las manos inertes,
ay del hombre que va por dos caminos;
ay del corazón que no confía,
porque no alcanzará protección;
ay de los que abandonáis la esperanza,
¿qué haréis cuando venga a tomar cuentas el Señor?
 
Los que temen al Señor no desobedecen sus palabras,
los que lo aman siguen sus caminos;
los que temen al Señor buscan su favor,
los que lo aman cumplen la ley;
los que temen al Señor disponen su corazón
y se humillan delante de él.
 
Entreguémonos en manos de Dios
y no en manos de hombre:
pues como es su grandeza
así es su misericordia.


Eclo 2, 10-18



Por |2019-11-18T17:49:48+01:00noviembre 20th, 2019|General, Oraciones y música, Orar con la Biblia|Sin comentarios

Deja tu comentario