Salmo 130



Señor, mi corazón no es ambicioso,
ni mis ojos altaneros;
no pretendo grandezas
que superan mi capacidad;
sino que acallo y modero mis deseos,
como un niño en brazos de su madre.

Espere Israel en el Señor
ahora y por siempre.


Salmo 130

Por |2019-06-05T17:30:08+01:00junio 6th, 2019|General, Oraciones y música, Orar con la Biblia|Sin comentarios

Deja tu comentario