Archivos mensuales: marzo 2019

EL ESCÁNDALO DEL PERDÓN (Lc 15, 11-32)

Que nadie tenga la más mínima duda: el perdón es una auténtica injusticia. Puede decirse de otra manera: el perdón es una completa provocación. Un escándalo. El desarrollo y el desenlace de la parábola está cantado y no puede sorprender a nadie; la única nota discordante no es la de la actitud del hijo mayor, sino la del padre… y no sólo

PENITENCIA

La dimensión penitencial de la vida cristiana, del seguimiento de Jesús, es ineludible. Porque es algo tan sencillo como constatar con clarividencia y sin aceptar coartadas o buscar hábiles subterfugios, nuestra condición de pecadores; es decir, de indignidad para que Dios se fíe de nosotros y su Hijo nos confíe el anuncio de su evangelio. Porque cuando uno tiene el valor de

Por |2019-03-26T22:11:37+01:00marzo 28th, 2019|Artículos, General|Sin comentarios

PEDIR PERDÓN

Tan superficiales se han convertido las relaciones entre las personas, que hasta pedir perdón lo situamos con frecuencia en el marco de protocolos más o menos formales, necesarios y sinceros sí, pero carentes por completo de la profunda carga humana que debe conllevar el sentirse necesitado de escuchar del prójimo (no digamos de Dios), una palabra consoladora de indulgencia y de perdón.

Por |2019-03-26T21:49:35+01:00marzo 27th, 2019|Artículos, General|Sin comentarios

A LA INTEMPERIE

Dios nos quiere a la intemperie. A la intemperie, y no en cálidos refugios ni parapetados tras una muralla. A la intemperie: para hacerlo presente en el foro abierto de nuestra sociedad opulenta pero mezquina, endiosada de sus éxitos y triunfos y ensoberbecida porque controla el mundo, sin pararse nunca a considerar el precio de sus logros ni la miseria que engendra,

Por |2019-03-26T15:29:36+01:00marzo 26th, 2019|Artículos, General|Sin comentarios

Isaías 40, 28-31 

El Señor es un Dios eternoy creó los confines del orbe.No se cansa, no se fatiga,es insondable su inteligencia.Él da fuerza al cansado,acrecienta el vigor del inválido;se cansan los muchachos, se fatigan,los jóvenes tropiezan y vacilan;pero los que esperan en el Señor renuevan sus fuerzas,echan alas como las águilas,corren sin cansarse,marchan sin fatigarse.Is 40, 28-31

ORACIÓN: ¿A QUIÉN IREMOS?

¿Adónde iremos, Señor, si no es contigo?¿A quién buscaremos si no es a Ti?Si es tu luz la que ha irrumpido en nuestra vida,¿cómo podríamos conformarnos con otra?Sólo Tú alumbras, Señor, nuestras tinieblas.Sólo Tú nos quemas con tu fuego.Sólo Tú abres camino en el desiertoy nos orientas en la noche.Y eres Tú quien vienes a mi lado,Tú quien acaricia mis heridas,Tú quien

Por |2019-03-22T17:32:53+01:00marzo 23rd, 2019|Oraciones y música|Sin comentarios

LA ÚLTIMA SORPRESA DE DIOS (Lc 13,1-9)

La última sorpresa de Dios en nuestra vida es la del momento de nuestra muerte. Y si casi todas sus sorpresas son desconcertantes y trastocan nuestras previsiones y proyectos, la de la incertidumbre del momento de nuestra muerte nos sume con frecuencia en la desolación y la angustia, en la duda suprema, a veces en la absoluta rebeldía o el lamento inconsolable.

LA DENSIDAD DEL MOMENTO

No consentir en dejar pasar el tiempo como algo ajeno, que de forma caprichosa e incierta hemos de soportar y nos sume en la incertidumbre, el desánimo o la perplejidad. Saber que el instante que me llega es un rayo más de luz, de esperanza y de fuerza para seguir caminando. Abrir, tener siempre abiertos los ojos, los oídos, las manos, para

Por |2019-03-21T15:51:59+01:00marzo 21st, 2019|Artículos, General|Sin comentarios

EL PRIVILEGIO DE LA FRAGILIDAD

Qué fácil creer en Dios cuando la vida nos sonríe. Qué sencillo estarle agradecidos cuando todo se presenta ante nosotros en el transcurso de una vida ordenada y pacífica, sujeta sí al ritmo difícil y exigente de nuestra sociedad y nuestro mundo, con los muchos problemas inherentes a nuestras limitaciones y carencias; pero, en definitiva, controlable y dentro de todo aquello que,

Por |2019-03-20T09:12:05+01:00marzo 19th, 2019|Artículos, General|Sin comentarios

TRANSFIGURADO (Lc 9, 28-36)

La oración transfigura a Jesús. No podemos saber cómo fue esa experiencia de Pedro, Santiago y Juan, de asomarse al abismo de la divinidad de Jesús; y, sin duda alguna, no supieron percibir su verdadera luz hasta tener la experiencia del Cristo muerto y resucitado. Pero lo que afirman de un modo incontestable, es que no fue un acto de exhibicionismo por