Sirácida 34, 14-17




El que teme al Señor nada temerá;
no se desalentará,
porque Él es su esperanza.
Dichosa el alma del que teme al Señor.
 
Los ojos del Señor se posan
sobre quienes lo aman:
son poderosa protección y fuerte apoyo;
abrigo contra el viento abrasador
y sombra contra el calor del mediodía.
Él es guarda contra el tropiezo
y auxilio contra la caída.
 
Él levanta el alma y da luz a los ojos;
Él da salud, vida y bendición.



Sir 34, 14-17




Por |2019-02-26T21:00:35+01:00febrero 20th, 2019|Oraciones y música, Orar con la Biblia|Sin comentarios

Deja tu comentario